Viaje a Grecia

Grecia se encuentra en el sureste de Europa y está bañado por el mar Egeo en el este, por el Jónico en el oeste y por el Mediterráneo en el sur. Famosa por la particularidad y cantidad de islas, Grecia posee siete archipiélagos con unas 1400 islas en total (de las cuales 227 están habitadas). Su historia se remonta a la época de la antigua Grecia, civilización clave en el desarrollo posterior de occidente: fue el apogeo de la democracia, oligarquía, filosofía, literatura e historia y los famosos juegos olímpicos. Los primeros asentamientos en Grecia datan entre 3200 a.C. (con la civilización cicládica) y 1500 a.C. (civilización micénica), pero no fue hasta el siglo VIII a.C. cuando comenzó la verdadera historia del gran pueblo helénico. En el año 776 a.C. comienzo la Época Arcaica donde se celebraron los primeros juegos olímpicos y Homero escribió los famosos libros Ilíada y Odisea, textos fundamentales para la civilización occidental posterior. Fue aquí cuando se llevaron a cabo las colonizaciones masivas a las proximidades de los mares Negro y Mediterráneo y la creación de las polis, ciudades-estado independientes con su propio sistema de gobierno. En la Época Arcaica ocurrió el auge de las ciudades Atenas y Esparta, convirtiéndose en los mayores centros comerciales y culturales de Grecia. La siguiente época, la Época Clásica (490-338 a.C.), se caracterizó por las frecuentes guerras contra los persas y entre los propios griegos, y la hegemonía tanto de Atenas, centro inicial de la democracia, como de Esparta, centro oligárquico. Cuando a principios del siglo V a.C. los persas intentaron invadir Grecia occidental, los griegos contestaron con armas: comenzaron así las guerras médicas (que duraron 10 años), resultando en el triunfo griego gracias al ejército y flota atenienses. Fue entonces cuando Atenas se convirtió en la polis más próspera de Grecia y bajo su hegemonía fundó la Liga de Delos, una alianza para prevenir futuros ataques persas. Este exceso de poder ateniense llevó a una fuerte tensión entre las polis, desencadenando en un enfrentamiento griego de dos bandos: la guerra del Peloponeso (431-404 a.C.). El bando espartano salió vencedor y derrocó la anterior supremacía ateniense. La Época Helenística (338-30 a.C.), la última de la Grecia antigua, la inició Alejandro Magno con su expansión territorial ya iniciada por su padre. Conquistó el imperio persa en poco menos de una década extendiendo su poder hasta la frontera con la India, desde donde enviaba muestra faunísticas a Aristóteles. Tras su muerte el imperio se repartió entre generales, los cuales fundaron monarquías helenísticas y fundaron, entre otras, las ciudades de Alejandría y Antioquía. Estas monarquías no duraron mucho pues el imperio romano se apoderó de toda Grecia en 27 d.C. cuando César Augusto anexionó todo el territorio a Acaya. Tras la caída del imperio romano de oriente, Grecia cayó en manos del imperio bizantino (que perduró hasta 1453), donde sufrió numerosas incursiones bárbaras, cruzadas y finalmente acabó con la conquista otomana. Durante el período otomano muchos cristianos se convirtieron al islam y movimientos revolucionarios como la Ilustración o la Reforma Protestante no calaron lo suficiente en la sociedad griega como en Europa occidental. A principios del siglo XIX comenzó la revolución del Peloponeso, un movimiento que reclamaba la independencia griega de los otomanos (éstos últimos contaron con la ayuda de Egipto). Rusia, Reino Unido y Francia decidieron intervenir en el enfrentamiento tras negociaciones y guerras civiles, concluyendo en el protocolo de Londres: se formó la I República Helénica. Durante el siglo XIX se llevaron a cabo reformas constitucionales, mejoras en las infraestructuras, unificación linguística y la expulsión definitiva de los turcos de todas las zonas grecohablantes.

Ahora que ya sabemos un poco de la historia de Grecia, es hora de visitar los diferentes lugares que tuvieron lugar en este viaje que comenzó en Atenas. Allí pasamos dos días y pudimos ver el célebre Partenón, o residencia de Atenea Partenos, situado en la Acrópolis y los barrios que lo circunda en la parte baja: Plaka en la parte oriental, Monastiraki con su iglesia Pantanassa característica y Anafiótika en la parte noreste. Tras la estancia pusimos rumbo a Delfos, una antigua ciudad considerada por los griegos el centro del universo (Zeus dejó un ónfalo en el oráculo de Delfos: sería la piedra que indicaba el ombligo o centro del mundo) y que actualmente está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sólo pasamos una tarde, sin poder entrar en el sitio arqueológico, e inmediatamente fuimos hacia los monasterios de Meteora, o también llamados los monasterios suspendidos en el aire, situados en las proximidades de la ciudad Kalambaka. La leyenda cuenta que estas enormes rocas fueron enviadas a la tierra desde el cielo, de ahí el término meteoro, para que los griegos pudieran retirarse y rezar. Allí estuvimos un día entero recorriendo cada monasterio hasta que al anochecer volvimos a Atenas para poner rumbo a las islas Santorini. Este archipiélago volcánico situado en el mar Egeo alberga algunos de los destinos turísticos más significativos de Europa: los pueblos blancos y azules de Fira y Oia. Tras tres días recorriendo la isla fuimos hacia la siguiente: Miconos. En la homónima capital isleña pudimos ver la Pequeña Venecia, los molinos de viento o el barrio del castillo (e incluso intentamos buscar a los pelícanos Patros, Irene y Nikolas pero fue en vano). Dos días pasamos en Miconos y en el segundo nos adentramos en el último destino del viaje, la antigua ciudad de Delos. Este yacimiento arqueológico es uno de los más importantes de Grecia y está situado en una isla minúscula: allí pudimos observar el santuario de Apolo, los leones de Delos o el monumento a los toros.

Elige el destino:

Atenas
Delfos
Meteora
Santorini
Miconos
Delos

Atenas (18/03/2016 – 19/03/2016)

Atenas es la capital de Grecia y una de las ciudades más antiguas: desde la Época Clásica fue una poderosa ciudad estado que prosperó gracias al desarrollo de la navegación marítima y la democracia como sistema político. Su influencia cultural se extendió por toda Europa gracias a la adopción romana de la filosofía, arte y literatura griegas. Los primeros asentamientos en Atenas datan de 1400 a.C. (la civilización micénica) y fue durante los siguientes siglos cuando se construyó la acrópolis y creció la ciudad demográficamente. Durante los siglos VI y IV a.C. Atenas se convirtió en el centro intelectual y cultural del mundo: había nacido la democracia y la filosofía socrática, platónica o aristotélica. Tras finalizar la guerra del Peloponeso en el 431 a.C., Atenas perdió gran prestigio (el cual ganó Esparta) y el auge de Macedonia en los siglos siguientes desbancó definitivamente a Atenas del trono cultural occidental. Esta Época Clásica finaliza en el año 529 tras la conquista romana de Grecia en el siglo I por César Augusto, primer emperador romano, y el cierre de las escuelas de filosofía. Durante los siguientes siglos Atenas pasó por diferentes imperios: Imperio Bizantino en la temprana Edad Media, Imperio Latino entre los siglos XIII y XV, Reino de Aragón y finalmente el Imperio Otomano en 1456. Se hizo entonces de Atenas un centro administrativo, floreciendo la economía local y otorgando libertad religiosa a los no musulmanes. A principios del siglo XIX se produjo la Guerra de Independencia griega, concluyendo en la formación de un nuevo estado griego con capital en Atenas. Las siguientes décadas se caracterizaron por un crecimiento económico y urbanístico destacable gracias al reinado de Otón I. Durante la II Guerra Mundial, Atenas fue ocupada por los nazis y liberada en 1945. Tras esto, una gran oleada de inmigrantes procedentes de las islas y zonas rurales pusieron rumbo a Atenas. Fue aquí cuando se produjo un gran crecimiento económico rápido y desordenado, que está en el origen de los problemas urbanísticos actuales de la ciudad.

Atenas ciudad
La ciudad de Atenas. La ciudad se extiende por la llanura Cuenca Ática y está rodeada por tres montes (Egaleo al oeste, Parnés al noroeste y Pentélico al noreste) y el golfo Sarónico al sur, lo que provoca que se forme un fenómeno de inversión térmica caracterizado por el aumento de la temperatura conforme se sube en altitud, un problema para evadir la contaminación atmosférica o smog. Hoy día es una de las ciudades más extensas y pobladas de Europa gracias a la expansión urbana del siglo XX que unificó las áreas metropolitanas: se extiende unos 427 km cuadrados.
Iglesia Pantanassa
Iglesia Pantanassa. Situada en el barrio de Monastiraki, esta iglesia se levantó en honor a Panagia Pantanassa en el siglo X. A partir de 1690 la iglesia se convirtió en parroquia hasta que años más tarde pasó a llamarse Monastiraki (pequeño monasterio), tal y como se conoce actualmente. La iglesia fue el lugar principal de adoración del barrio y albergaba un centro de arte textil para suministrar piezas al bazar del mismo.
Acrópolis
Acrópolis de Atenas. Es la acrópolis más importante de Grecia, literalmente significa ciudad alta y su función era doble: defensiva y sede principal de culto. Su construcción se inició por los predecesores de los helenos, los pelasgos, quienes levantaron una muralla en lo más alto de la ciudad. Durante el reinado de Pericles (499 – 429 a.C.) se levantaron la mayoría de edificios arquitectónicos tras la destrucción de los anteriores por Jerjes I: los arquitectos responsables fueron Fidias, Ictinus y Calicrates. Fue aquí cuando se construyeron el Partenón, el Propileos, el Erecteion, varios templos, el santuario de Artemisa y la increíble estatua de bronce de Atenea Promachos (con 9m de alto) en el centro de la acrópolis.
Propileos
Propileos (en Acrópolis). El Propileos daba la bienvenida a la acrópolis y se construyó en 437 a.C. (durante el reinado de Pericles) por el arquitecto Fidias, o Mnesicles según los manuscritos de Plutarco. Estaba construida enteramente de mármol pentélico y la puerta principal se componía de seis columnas dóricas al oeste y otras seis al este; además ambos lados contaban con fachadas. La misión del Propileos, además de ser la entrada principal, consistía en suprimir la diferencia de nivel visual entre el exterior e interior de la acrópolis.
Calcoteca
Calcoteca (en Acrópolis). Situada en la cara oriental del Partenón, la Calcoteca albergaba todas las ofrendas o exvotos de metal o cerámica ofrecidos a la ciudad de Atenas tales como armas, vasijas o estatuas (se consideraban pertenencias de la diosa Atenea). Se construyó entre 380 y 370 a.C. y se reestructuró durante la ocupación romana. Su función se conoce por inscripciones del siglo IV a.C. Hoy sólo quedan bloques sueltos, fragmentos de columnas dispersos y escaleras. (Recreación de Calcoteca en la esquina superior derecha por: http://www.ancientathens3d.com/klasiki-akropoli/).
Partenón
Partenón (en Acrópolis). El Partenón, o residencia de Atenea Partenos, es el principal templo dórico conservado en Grecia. Fue construido entre 447 y 432 a.C. en mármol blanco procedente del monte Pentélico por Pericles como agradecimiento a los dioses por su victoria contra los persas. En su interior se hallaba la gran estatua de Atenea Partenos, con 12m de altura, elaborada con oro y marfil (obra de Fidias). Tras la ocupación otomana en el siglo XVII, el Partenón se usó como depósito de pólvora: un cañonazo veneciano cayó en el Partenón, destruyendo gran parte del mismo por la explosión ocasionada. En el siglo XIX se trasladó al museo británico de Inglaterra la mayor parte de la decoración escultórica: frisos, frontones y métopas.
Erecteion
Erecteion (en Acrópolis). Este templo jónico fue construido entre 421 y 406 a.C. por el arquitecto Filocles y estaba dedicado a los dioses Poseidón y Atenea y al rey mítico Erecteo. Surgió de la necesidad de un sitio de culto a divinidades tras la destrucción del templo de Atenea (enfrente del Erecteion y del que sólo queda la base de piedra hoy) tras las Guerras Médicas. En su interior había cinco santuarios: tres para los dioses Poseidón, Zeus y Atenea; y dos para los reyes míticos Erecteo y Cécrope. También se hallaban bajo el Erecteion las tumbas de éstos dos reyes.
Cariátides
Pórtico de las Cariátides (en Erecteion). El Erecteion constaba de tres pórticos, uno de los cuales, el que miraba al sur, estaba decorado con la Tribuna de las Cariátides (antaño policromático). Seis mujeres jóvenes, ciudadanas de Cariátide en el Peloponeso, indicaban la dirección de la tumba de Cécrope. Los atenienses declararon la guerra a la ciudad de Cariátide, pues habían colaborado con los invasores persas, y vendieron a sus mujeres como esclavas. Para mostrar lo que pasaba con los que traicionaban a Atenas, esculpieron estas mujeres condenadas a sujetar el techo del Erecteion por toda la eternidad.
Odeón de Herodes Ático
Odeón de Herodes Ático. Se construyó bajo la colina sur de la Acrópolis en 161 gracias a la gran fortuna del cónsul romano Herodes Ático, dedicándolo a su mujer Aspasia Annia Regilla (muerta en 160). El odeón era pequeño: contaba con 5000 asientos, tenía una longitud de 35m y el escenario era de mármol. La cávea, lugar donde se sitúan las gradas, no contaba con soportes y el techo del teatro estaba hecha de madera de cedro. En 267 fue destruido como consecuencia de la invasión de los Hérulos y no fue hasta el siglo XIX cuando se reconstruyó.
Estoa de Átalo
Estoa de Átalo. Este pórtico de la época helenística, con casi 113m de largo, estaba situado en la parte oriental del Ágora de Atenas. Fue construido por el rey Átalo II como obsequio a Atenas en agradecimiento a la educación recibida en dicha ciudad antes de ser rey. Constaba de paredes de caliza del Pireo, una fachada de mármol del monte pentélico y un techo entero de tejas. Tras su destrucción en 267, al igual que el odeón, los restos se incorporaron a la muralla romana de la ciudad (no fue reconstruida hasta 1953).

Delfos (19/03/2016 – 20/03/2016)

Delfos fue una antigua ciudad a los pies del monte Parnaso, considerada como el centro u ombligo del universo por los griegos. En ella se encontraba el Oráculo de Delfos, el lugar principal de consulta a los dioses, aunque inicialmente dedicado a Apolo y a las musas que allí habitaban. La mitología griega cuenta que en Delfos brotaban varios manantiales y que uno de los cuales, la fuente Castalia, estaba rodeado de un bosque de laurel consagrado a las divinidades del canto y donde las náyades incitaban a Apolo a tocar la lira mientras ellas cantaban. Homero nos cuenta el origen mitológico de Delfos en su obra: Apolo llegó a Crisa, un lugar tranquilo y agradable cerca del monte Parnaso, donde fundó el oráculo y posteriormente mató a las serpientes que custodiaban el lugar para levantar el templo de Pitón. Acto seguido se convirtió en delfín para guiar un barco cretense que pasaba por la costa al templo que había fundado. Apolo les encargó ser sacerdotes del oráculo y que le adorasen bajo el nombre de Apolo Delfinio para rememorar su conversión en cetáceo, de donde vino el nombre de Delphi o Delfos. Hacia finales del siglo VI, Delfos era ya una ciudad-estado consagrada con habitantes provenientes de Licorea fundamentalmente. El oráculo permaneció bajo el control de familias nobles y magistrados. A partir de este siglo el oráculo comenzó a ganar fama entre colonias griegas, ganando importantes donaciones de ciudades como Creso. En 548 a.C. un incendio destruyó gran parte del templo, pero se reconstruyó más grande e imponente gracias a la gran riqueza obtenida en el pasado (el arquitecto responsable fue Espintaros). Durante los siguientes dos siglos Delfos sufrió la invasión persa, un terremoto y guerras contra los focidios (consecuencia de cultivar en tierras sagradas sin el consentimiento de Delfos). En 189 a.C. cayó en manos de Roma y fue saqueada por el emperador Sila en 86 a.C. para apoderarse de sus enormes tesoros. En los siglos I y II Delfos fue saqueada múltiples veces, por Nerón o Constantino como ejemplo, y a partir de 385 el oráculo fue suprimido por ser un centro de culto pagano.

Delfos
Antigua Delfos. La ciudad se ubicaba en una meseta de la ladera meridional del monte Parnaso, justo en el lugar donde era originario el oráculo. Delfos estaba en medio de dos estribaciones montañosas y a sólo 15km se encontraba el mar, el golfo de Corinto. Aunque la ciudad era casi inaccesible, había tres caminos que llevaban a ella: uno desde Beocia, otro desde Anfisa y el último desde Crisa. El templo de Apolo estaba bajo la ciudad junto a las rocas Fedríades, en medio de construcciones y caminos sagrados.
Fuente Castalia
Fuente Castalia. El nombre del manantial proviene de la ninfa Castalia, hija de Aqueloo (rey de Delfos). Según la mitología ésta era la fuente que se encontraba rodeada de serpientes y que Apolo las aniquiló para consagrarlas a las ninfas y báquidas. Servía para la purificación ritual tanto para las pitias como para los sacerdotes antes de consagrarse en el oráculo, aunque posteriormente se extrapoló a la gente que quisiese consultar dicho oráculo. La fuente estaba rodeada de un pequeño bosque de laurel consagrado a Apolo.
Templo de Apolo
Templo de Apolo. Las ruinas que quedan hoy, seis columnas y la base, corresponden al último templo, construido entre 370 y 330 a.C., que sustituía a dos anteriores. De estilo dórico, el templo medía unos 60m de largo, constaba de pórticos y pasillos subterráneos. El templo poseía una cámara secreta donde se encontraba el ónfalos u ombligo del mundo, donde solo podían acceder los sacerdotes y la pitonisa. Justo enfrente del templo se hallaba el altar de sacrificios: la pitonisa bebía agua de la fuente Castalia tras el sacrificio animal, masticaba hojas de laurel y aspiraba vapores. Tras ello comunicaba a los sacerdotes el pneuma de Apolo.

Meteora (20/03/2016 – 21/03/2016)

Se conoce como Meteora a los gigantescos monolitos sedimentarios surgidos del suelo en una llanura cerca del pueblo Kalambaka. En algunas de estas inmensas rocas se encuentran los famosos monasterios ortodoxos de Meteora, también conocidos como los monasterios suspendidos en el aire. Estas formaciones rocosas son únicas en el mundo y están incluidas en la lista de patrimonio mundial de la Unesco. El primer asentamiento no fue griego, si no que hay que remontarse mucho más atrás en el tiempo: hace unos 50.000 años. En esta época encontramos una cueva habitada por neandertales, la cueva Theopetra, que posteriormente fue reemplazada por el humano moderno (tras la última edad de hielo). Pero no fue hasta el siglo IX cuando se volvió a habitar, esta vez por monjes ermitaños. ¿Cuál fue el origen de estas colosales rocas que se alzan hasta 600m? Según los antiguos escritos cristianos estos monolitos fueron rocas enviadas por el cielo a la tierra para que los griegos pudieran retirarse y rezar más cerca del Creador. Geológicamente son rocas mixtas de arenisca y conglomerado cuyo origen se encuentra en los depósitos de arena y piedra que las corrientes fluviales iban dejando a través de millones de años. Durante el Paleógeno, hace unos 60 millones de años, se produjeron movimientos tectónicos que empujaron el lecho marino de la zona hacia arriba, creando líneas de falla verticales y una gran meseta sobre la arenisca. El viento, el agua y las temperaturas extremas (durante las (inter)glaciaciones que ocurrieron durante los siguientes millones de años) moldearon las fallas verticales hasta convertirlas en inmensos pilares rocosos. Incluso se han encontrado diatomeas petrificadas, grupo de algas cromistas cubiertas de una pared de sílice llamada frústulo, confirmando el paleoclima y los cambios climáticos de Meteora. Los orígenes de los monasterios no se conocen con exactitud: los primeros asentamientos con fines monásticos datan del siglo XI o XII; pero no fue hasta el siglo XIV cuando algunos monjes griegos, huyendo de la ocupación turca, construyeron veinte monasterios, de los cuales han perdurado seis hasta hoy. Desde su construcción, los monasterios sirvieron como refugio ideal por su inaccesibilidad para los monjes ortodoxos hasta que durante la II Guerra Mundial fueron bombardeados y saqueados.

Meteora
Valle de Meteora. El nombre del lugar proviene de meteoro, inmensos pilares de roca enviados desde el cielo a modo de meteoritos. Actualmente se pueden visitar seis monasterios, aunque hubo veinte en el siglo XIV, todos construidos sobre los monolitos de arenisca (el más alto llega casi a los 600m). Meteora se encuentra en el noroeste de la llanura de Tesalia, cerca del río Pineios y el macizo montañoso Pindo (en Grecia central).
Monasterios de Meteora
Monasterios de Meteora. Para ver todos los monasterios existe una ruta circular por carretera de unos 17km saliendo desde el pueblo de Kalambaka. Los seis monasterios que se pueden visitar son (desde oeste a este): monasterio del Gran Meteoro, el más occidental, monasterio de Varlaam, monasterio de San Nicolás Anapausas, monasterio de Rousanou, monasterio de la Santa Trinidad y monasterio de San Esteban, el más oriental. (En la fotografía monasterio del Gran Meteoro en la roca más alta al fondo, monasterio de San Nicolás Anapausas en el centro a la izquierda y monasterio de Rousanou el más cercano).
Monasterios del Gran Meteoro y de Varlaam
Monasterio del Gran Meteoro (al fondo) y de Varlaam (delante). Ambos monasterios son los más occidentales y grandes de Meteora. El monasterio del Gran Meteoro fue erigido en el siglo XIV y se restauró en 1483 y 1552. En su interior se halla la iglesia Katholikon, consagrada a la transfiguración de Cristo y hoy día el sitio sirve como museo principal de Meteora, albergando muchos de sus antiguos libros, cuadros, etc.
Monasterio del Gran Meteoro
Monasterio del Gran Meteoro. Para acceder al monasterio se debe atravesar unas escaleras incrustadas en la roca, pasando por un pequeño túnel y puente. Antaño sirvió, como el resto de monasterio, para enseñar a monjes y monjas las doctrinas de la iglesia ortodoxa oriental. La arquitectura original es Athonite.
Monasterio de Varlaam
Monasterio de Varlaam. Es el segundo más grande de Meteora, fue construido entre 1541 y 1542 y decorado en 1548. Al igual que el monasterio del Gran Meteoro, posee una iglesia en su interior en estilo Athonite con cúpula; la capilla se construyó en 1627 y se decoró diez años más tarde. El antiguo refectorio, la sala donde los monjes comían, se usa hoy como museo.
Monasterio de Rousanou
Monasterio de Rousanou. Este monasterio, antaño sólo para monjas, se construyó a mediados del siglo XVI por dos hermanos, con una iglesia en su interior dedicada a la transfiguración de Cristo (aunque más tarde se conmemoró a Santa Bárbara). En 1757 sirvió como refugio para los griegos de Trikala que huían de los turcos y en 1897 como escondite para varias familias del pueblo Kalambaka.

Santorini (21/03/2016 – 24/03/2016)

Santorini es un pequeño archipiélago de islas volcánicas localizado al sur del mar Egeo. Se encuentra en la zona más meridional dentro del grupo de las Cícladas (archipiélago mayor en el centro del mar Egeo). El nombre original del archipiélago fue Thera, en honor al fundador de la colonia doria en la isla, Teras. Pero en la Edad Media, mercaderes italianos cambiaron el nombre a Santa Irene, que luego evolucionaría al actual nombre Santorini, en honor a la patrona de la isla Santa Irene de Tesalónica. Según la mitología griega, Cadmos fundó una colonia fenicia en este archipiélago y sus descendientes vivieron allí durante ocho generaciones hasta que Theras, último en el linaje de Cadmos, decidió instalar colonias de Lacedemonios y Minyos rebautizando la isla con su nombre. Los primeros asentamientos datan de la Edad del Bronce, la civilización de Akrotiri de hace unos 3000 años, pero tras la enorme erupción volcánica de 1627/1628 a.C., llamada la erupción minoica y que formó el archipiélago que hoy se observa, la vida tal y como se conocía dejó de existir hasta siglos más tarde. Esta erupción provocó un gran tsunami que llegó a la costa de Creta provocando el colapso de la civilización minoica. En la antigüedad y a lo largo de los siglos Santorini estuvo sujeta a distintas potencias que dominaban el mar Egeo: la liga de Delos, el reino ptolemaico de Egipto, los romanos, el imperio bizantino, los venecianos, los otomanos y finalmente Grecia tras el tratado de Londres en 1840. Actualmente Santorini es el centro volcánico más activo del sur del mar Egeo, el arco volcánico mide unos 500km de largo y 40km de ancho. La actividad volcánica de la zona comenzó hace unos cuatro millones de años, dos en el archipiélago de Santorini. La capital de la isla, Fira, se sitúa en lo alto de un acantilado mirando a la caldera volcánica y es uno de los destinos turísticos más populares de Europa (al igual que Oia, otro pueblo en la parte más oriental de la isla) por sus casas e iglesias blancas con tejados y decorados azules.

Caldera de Santorini
Caldera de Santorini (isla Nea Kameni en el centro). La isla ha entrado en erupción unas doce veces, de las cuales cuatro han formado calderas como la que se ve hoy día. Las primeras erupciones fueron submarinas, hace medio millón de años, pero la más famosa fue la erupción minoica en 1627 a.C. (una de las más potentes en últimos miles de años). La caldera ya existía antes de la erupción, pero se encontraba casi totalmente cercada por tierra a modo de anillo: la erupción minoica destruyó las secciones entre Aspronisi y Therasia y entre Therasia y Thera, abriendo dos nuevos canales.
Isla Anafi
Isla Anafi desde Santorini. La erupción de 1627 a.C. provocó un invierno volcánico en China: la enorme cantidad de ceniza trasportada hacia el este provocó el colapso de la agricultura de la dinastía Xia. También colapsó la civilización minoica en Creta por el enorme tsunami provocado (de hasta 150m), inspiró el relato mitológico de la Titanomaquia y pudo desencadenar el éxodo de los israelitas de Egipto al favorecer las siete plagas descritas en la Biblia por el cambio climático provocado. “El sol se ha ocultado, nadie se ve la sombra, las cosechas han muerto, ahora debemos sobrevivir” (palabras de un escriba egipcio tras la erupción, siglo XVII a.C.).
Playa Roja
Playa roja. Situada al sur de Santorini, en su cara oriental, esta playa de colores marrones y rojizos hace eco de la erupción minoica ocurrida 3600 años atrás. Su arena es roja, las piedras negras y el agua verde-azulada; la arena siempre está caliente. Se encuentra cerca del complejo arqueológico Akrotiri, desde donde se puede acceder a través de un pequeño sendero rocoso.
Antigua Thera 1
Antigua Thera. La antigua ciudad Thera está situada sobre el monte Messavouno, a 360m sobre el nivel del mar, y fue fundada por una colonia espartana que vio el lugar como un sitio estratégico idóneo. La pequeña ciudad prosperó y hacia el siglo VI a.C. ya mantenía relaciones comerciales con Atenas, Rodas y Corinto. En el siglo III a.C. la dinastía ptolemaica que gobernaba Egipto por aquel entonces se adueñó de la ciudad, reemplazando y construyendo nuevos edificios. En 145 a.C. los ptolemaicos se retiraron y no hubo registros históricos hasta el siglo I.
Antigua Thera 2
Antigua Thera. En el siglo I llegaron los romanos a Thera, estimulando proyectos de construcción. Desde entonces hasta el siglo V, Thera fue el único asentamiento urbano de Santorini. Tras una pequeña erupción en 726 la ciudad fue abandonada (información extraída de los escritos del cronista bizantino Teófanes). La ciudad contaba con un ágora, un teatro, varios templos y una necrópolis a las faldas del monte Messavouno.
Fira
Fira. Fira es la capital de Santorini y su nombre es una derivación del antiguo Thera. Construida en el siglo XVIII, está situada en el extremo occidental de la isla sobre un acantilado de 400m. Los fundadores fueron venecianos católicos que migraron desde Imerovigli, a 2km de Fira, después de su destrucción por un terremoto. En 1835 se convirtió en la capital de Santorini y años más tarde se anexionó Firostefani como barrio (antiguamente pueblo independiente).
Oia 1
Oia. Antiguamente llamada Pano Meria (a los habitantes todavía se les conoce como apanomerites), es la segunda ciudad más grande de Santorini tras Fira. Su origen se remonta al siglo XIII cuando los venecianos llegaron a la isla, pero dos siglos más tarde pasó a manos de los otomanos. Fue aquí cuando ya aparecía la ciudad en los mapas como Apanomeria. En el siglo XIX se cambió el nombre a Oia tras pertenecer bajo el control de marineros que fomentaron el comercio marítimo por el mar Mediterráneo.
Oia 2
Oia. El auge económico del siglo XIX se vino abajo a principios del XX: la agricultura disminuyó, se produjo una gran emigración al Pireo y se sobreexplotaron los recursos pesqueros. El 9 de julio de 1956 se produjo un gran terremoto con epicentro en la costa norte de Santorini, parte de la ciudad fue destruida. Tras la reconstrucción, Oia se convirtió en uno de los destinos turísticos más visitados de Europa del sur.

Miconos (24/03/2016 – 26/03/2016)

Miconos es una pequeña isla dentro del grupo del archipiélago de las Cícladas al sur del mar Egeo. Según la mitología griega, en Miconos estaban enterrados los gigantes vencidos por Hércules y Áyax el menor, uno de los guerreros que entraron en Troya dentro del famoso caballo. El primer asentamiento humano data del neolítico: tribus que migraron de Caria, una región al suroeste de la actual Turquía, hacia el 3000 a.C. Siglos más tarde se asentaron los jonios (en el siglo XI a.C.), época durante la cual Miconos se convirtió en el principal exportador de alimentos hacia las islas próximas, como Delos. Miconos era por entonces una ciudad pobre y politeísta. Durante las Guerras Médicas, Miconos acogió al general persa Datis y más tarde formó parte de la liga de Delos (una asociación político-militar liderada por Atenas para defenderse de posteriores ataques persas tras las Guerras Médicas), esto fue entre 452 a.C. y 415 a.C. En el siglo I Miconos pasó a manos del Imperio Romano y posteriormente al Bizantino hacia el siglo XII. A finales del siglo XIV, la isla pasó al poder veneciano (como tantas otras islas griegas). En 1537 el almirante otomano Hayreddin Barbarossa conquistó Miconos y la convirtió en un centro económico turco importante hasta 1821, cuando estalló la revolución griega. Manto Mavrogenous, recordada como una heroína de la independencia griega, jugó un papel decisivo para la liberación de Miconos. La isla decae tras la I Guerra Mundial: muchas personas migran a Grecia continental o EEUU para buscar nuevas oportunidades. Tras la II Guerra Mundial llega el auge turístico de Miconos gracias a las excavaciones arqueológicas de la propia ciudad y Delos, además de los veraneos de importantes políticos, famosos y ricos europeos.

Playa de Miconos
Playa de Miconos. La isla no es muy accidentada topográficamente, cuenta con colinas y terreno rocoso esculpido por el viento y agua. Está compuesta principalmente por granito y cuenta con depósitos importantes de arcilla y barita, usados para la extracción de petróleo. Hoy día Miconos es uno de los destinos turísticos más demandados en verano, esencialmente por sus fiestas.
Pequeña Venecia
Pequeña Venecia. El barrio Alefkándra o Pequeña Venecia, llamada así por su similitud con la ciudad italiana, consiste en una hilera de casas de pesca en primera línea de costa, con los balcones colgando sobre el mar. Comenzó a construirse en el siglo XVIII por comerciantes ricos, contaba con pequeños sótanos y habitaciones de almacén subterráneo (lo que llevó a la gente a creer que se trataba de un puesto pirata). Hoy día muchas casas se han reformado para ser restaurantes o cafés.
Molinos de Viento
Molinos de Viento. Los molinos fueron construidos por los venecianos en el siglo XVI, manteniéndose en uso hasta el siglo XX. Hoy día forman una de las imágenes más características de Miconos. Hay dos hileras de molinos: una al sur de la Pequeña Venecia consistente en cinco molinos llamados los Molinos de Abajo (fotografía), y otra al este del paso Matiogianni, los Molinos de Arriba.

Delos (26/03/2016 – 27/03/2016)

Delos es una de las islas más pequeñas del grupo de las Cícladas, en el mar Egeo, con sólo 3,5 kilómetros cuadrados. Es una isla árida con pendientes suaves: el punto más alto es el monte Cintos con 113m sobre el nivel del mar, donde se sitúa el templo dedicado a Atenea y Zeus. Desde el monte Cintos discurre un riachuelo llamado Inopos que se dirige al puerto de la isla, puerto históricamente mediocre y casi siempre inaccesible cuando se levantan los vientos. Actualmente está deshabitada, al igual que la isla más cercana (Rinia). Estas dos islas y los pequeños islotes que las rodean forman el complejo Dhiles, el cual según la mitología e historia sufrió dos terremotos: uno antes de la invasión persa en la I Guerra Médica y otro antes de la Guerra del Peloponeso (ambos terremotos advirtieron de lo que ocurriría inminentemente). Delos es una de las islas más importantes en la mitología griega pues fue el lugar donde nacieron Apolo y Artemisa. La leyenda cuenta que Delos era una isla flotante creada por el tridente de Poseidón hasta que Zeus decidió fijarla con cadenas a la tierra para que su mujer, Leto, concibiera allí a los mellizos Apolo y Artemisa. Pero la realidad atiende a un origen difuso: las primeras ocupaciones humanas no se conocen con exactitud debido a las incoherencias existentes entre los restos arqueológicos y los textos disponibles. Se cree que los primeros asentamientos fueron prehelénicos y tuvieron lugar en el monte Cintos. Ya en época micénica (entre 1400 y 1200 a.C.) se encontraban lugares de culto como el templo de Apolo, numerosas casas con una jerarquía y cerámicas. Durante el siglo VIII a.C. Delos sufrió un incremento importante de población evidenciado por los numerosos objetos de cerámica, tesoros u ofrendas encontrados. Dos siglos más tarde la isla explotó culturalmente: se construyeron los leones de Delos, el coloso de Apolo, la galería de Naxos o la estatua de Nicandra, además de llevarse a cabo la purificación de Delos en el siglo V a.C (traspaso de las sepulturas a la isla vecina). En 477 a.C. Atenas formó la Liga de Delos con el propósito de combatir a Persia: la isla fue elegida como sede del tesoro de la alianza hasta que veinte años más tarde Atenas se lo robó. Desde entonces Delos se mostró poco complaciente con el control ateniense hasta que, tras la muerte de Alejandro Magno, éste fue liberado. Llegó así el tiempo de expansión económica hasta el siglo II a.C. gracias a la acogida de mercaderes y participar como escala intermedia en las rutas comerciales entre Oriente y Occidente. En 166 a.C. pasó a manos de Roma y con ello Delos sufrió un declive económico progresivo pues fue declarada exenta de impuestos de tránsito. Tras la caída de Corinto en 146 a.C. Delos volvió a integrarse en el comercio mediterráneo oriental, siendo importante la venta de su bronce. Los últimos días de Delos tuvieron lugar durante las guerras Mitridáticas (entre Roma y Ponto en el siglo I a.C.), donde fue devastada. Delos nunca volvió a resurgir de sus cenizas.

160
Ruinas de Delos. El sitio arqueológico de Delos es quizás único, situado en una isla de sólo 5km de largo y 1300m de ancho. La isla está desprovista de arbustos grandes, sus aguas son de un azul-turquesa característico y el punto más alto, con 113m, está ocupado por el santuario de Apolo y Artemisa. La ciudad fue primeramente excavada en 1873 por la escuela francesa de arqueología de Atenas, más tarde en la primera década del siglo XX y finalmente entre 1958 y 1975. Tras el desmantelamiento de Delos al completo, éste fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990.
146
Casa de Dioniso. Esta casa destaca por sus columnas de mármol a lo largo de las paredes. En el centro del patio se puede observar un gran mosaico, uno de los más bellos de la cultura helenística. En él se representa al dios Dioniso sobre un tigre, coronado con hiedra y un collar de vid y uvas en el cuello. Bajo el tigre se observan distintos utensilios para la fabricación del vino y varias ofrendas relacionadas. Dioniso se encontraría, probablemente, viajando a la India.
159
Teatro. El teatro, construido en el siglo III a.C. en mármol, se encontraba en el barrio más lujoso de Delos: mosaicos adornaban el suelo de las casas helenísticas y romanas. El barrio acogía además las tumbas de Dioniso, Cleopatra y de los Dióscuros. El teatro poseía un aforo de 5000-5500 personas, estando la primera hilera de asientos reservada a aquellas personas con mayor influencia en la isla. Estaba ubicado en el centro del barrio, siempre rodeado de casas.
152
Casa de Cleopatra. Esta residencia que data del siglo II a.C. está ubicada en medio de la antigua ciudad de Delos y sirvió de hogar para Cleopatra, mujer griega de gran importancia y esposa de un rico mercader, que no la reina egipcia Cleopatra VII (ya ha habido varios casos de confusión). Las dos estatuas que se mantienen en pie representan a los dueños de la casa: la propia Cleopatra y Dioskoride.
172
Terraza de los leones. Nueve leonas de mármol, aunque actualmente sólo quedan cinco en pie, guardaban la entrada al lago sagrado (secado en nuestros días) ubicado en las proximidades del ágora romana. Las leonas fueron esculpidas lejos del estándar naturalista gracias a la influencia arquitectónica de Oriente: se encuentran rugiendo, sus cuerpos son muy alargados y las cabezas pequeñas y redondeadas. Las cinco leonas son réplicas de las verdaderas, ubicadas en el museo de Delos.
168
Museo de Delos. Este museo tiene una de las colecciones más importantes de esculturas griegas y objetos personales de época helenística. Contiene esculturas desde el período arcaico al helenístico (desde el siglo VII a.C. hasta el I a.C.), además de cerámicas, figuras y miniaturas de distintas islas corintias. A través de los numerosos objetos recogidos en el museo se ha conseguido saber el estilo de vida en Delos y extrapolarlo al período helenístico en otras islas. En él podemos encontrar las cinco leonas originales.
165.JPG
Templo de Isis. Este templo dórico construido en el siglo II a.C. poseía en su interior un santuario dedicado a los dioses egipcios Isis, Anubis y Serapis. Está ubicado en una de las faldas del monte Cintos con vistas a la ciudad de Delos. Fue reconstruido y modificado levemente por los atenienses en 135 a.C. El templo conserva sólo una estatua, la de la diosa Isis.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s